Historia y Jurisprudencia

Sin el ánimo de entrar a la discusión de comparaciones históricas planteando tecnicismos jurídicos, mostraré una faceta de la ciencia del Derecho que tiene contacto con la moralidad de México, reflejada en una época o momentos determinados.

Al analizar la perspectiva histórica de las ciencias sociales como la que se ha mencionado, podemos establecer parámetros de comparación que nos permitirán tomar distancia, con actitud crítica, tanto del tiempo referido como del que somos contemporáneos.

La historia del Derecho o, desde otro ángulo, el que recuerde el pasado de éste, como actividad individual y colectiva no atribuible exclusivamente a alguna institución o facultad universitarias, así como tampoco solo abarcable por quienes lo estudian y ejercen profesionalmente, tiene y puede sostener no solo el criterio de comparación sino que éste se constituye en el medio de la defensa del momento presente a través de los valores vistos en su cambio, pero, sobre todo, en su posible continuidad de acuerdo a las circunstancias.

Voy a poner una serie imágenes que fueron tomadas de un libro del área de Derecho Procesal Penal, concretamente el anterior Código Federal de Procedimientos Penales comentado por el profesor de la UNAM Marco Antonio Díaz de León. Antes he de confesar que se referirán a una parte del libro que los doctos no pudieran, tal vez, considerar esencial sino accesorio, ya que las tesis se pueden ubicar directamente en el Semanario Judicial de la Federación, en la página web de la Suprema Corte o en las ya tradicionales compilaciones digitales.

En la siguiente imagen aparece una jurisprudencia (obligatoria en su momento para el Poder Judicial) y una tesis aislada, ambas tratan el tema del adulterio.

Dejo un vínculo a otra imagen que trata el mismo tema: https://uninquiridor.files.wordpress.com/2021/08/adulterio-2.jpg

Lo que socialmente reflejan las tesis es, entre otras cosas, la protección que hace algunos años se pretendía dar a la institución del matrimonio. Aquí se comenta uno de los elementos de la descripción legal del delito que atenta contra él, aludiendo a la afectación social que compromete la imagen personal de los cónyuges. Tal vez, esto sea la oportunidad de preguntarnos si la familia requiere seguirse sosteniendo de la institución del matrimonio, o si ésta debe de seguirse defendiendo en términos de fidelidad entre los cónyuges, además, de la supresión del significado original del término dada la ideología de género que, lamentablemente, sigue permeando en varios países de Occidente. Si no existe el adulterio como delito ¿significa que la sanción no es requerida por la sociedad?, ¿será solo una exigencia interindividual la fidelidad?, ¿debe de ser competencia del gobierno regular las relaciones que se producen con el matrimonio? Son solo algunas preguntas.

Ahora paso a un tema similar:

Continuar leyendo “Historia y Jurisprudencia”

Breve comentario sobre algunas razones que he visto en Twitter para no vacunarse

Muchas personas que faltan de vacunarse han decidido no hacerlo, por lo siguiente:

a) Duda por la eficacia y efectos secundarios;
b) No creencia en que les afecte la infermedad;
c) Aparentar personalidad fuerte y a contra corriente.

Cabe hacer notar que los incisos a y b son explícitos, pero, el último solo se puede deducir a partir de la aparente explicación que puede refugiarse en los dos primeros o en cualquier otra razón.

a) Si es por la duda en la eficacia, considera qué es mejor: algo que te sirva un poco o la ausencia que no sirve para nada.

Si es por los efectos secundarios, checa la doctrina del doble efecto en cualquier tratado de Bioética : si el beneficio que se persigue es mucho mayor que la posible complicación, entonces…

Algunos querran aplicar el efecto no deseado cuando se trata de los demás, pero cuando se trata de sí en la propia corporalidad, entonces, para no pasar por él prefieren negar el efecto bueno, aunque sepan que éste es notoriamente mayor. 

¿Será egoísmo?

b) Si es por la no creencia en que te afecte la enfermedad porque, según tú, has estado bastante expuesto en conglomerados “sin que te pase nada”, entonces, busca en qué consiste la falacia de evidencia anecdótica para que no la generalices a los demás.

c) Si no te quieres vacunar para aparentar frente a otros que tienes personalidad fuerte y que tomas decisiones a contra corriente, sugiero que investigues qué es la realidad y la relación entre lo objetivo y lo subjetivo.

¿Vas a esperar a que la realidad te ponga en tu lugar o la reconocerás por tus propios medios?

¿Quién demostrará madurez?, ¿el que trata de saber lo que se puede o no cambiar, o quien lo ignora?

¿Quién eres?, ¿una sombra de ideas autoconsecuentes o el que se hace presente tratando de saber qué es la realidad cuestionándose constantemente para sí, con los demás y por las cosas?

Acabo de poner una pregunta fundamentadora, pero es necesario acudir a algunos principios que podrían orientar hacia la posibilidad de su respuesta:

Si dudo es que pienso, si pienso, entonces, existo

Cogito, ergo, Sum” – René Descartes

El ser-ahí es un ser sido, en el presente, expectante.

“El ser-ahí es un ser-para-la-muerte” – Martín Heidegger

“La muerte es la última posibilidad de la imposibilidad” – Martín Heidegger

“Todo tiene una razón suficiente de su existencia” – Leibniz

Estas son frases que han dicho gigantes del pensamiento.

¿Gigantes?

Si dudas de la pandemia…

Te reto a que dudes como lo hacía Descartes.

Si no le tienes miedo a la pandemia…

Te reto a que pienses en la muerte.

Hasta las últimas consecuencias.

Sin que te detengas en el-se, en lo que otros dicen o hacen,

curándose de las charlatanerías o ambigüedades, como advierte Heidegger.

¿Crees que ya tienes la última explicación?

Ve en qué consisten los grandes principios de la Lógica y de la Metafísica:

Identidad, no-contradicción y el de razón suficiente.

Hasta tus propias ideas son objeto de crítica, de fundamentación.

¿Dudas de lo que está escrito en esta publicación?

Entonces, ya empezaste.

¿Te es incómodo seguir cuestionando?

Ahora, ya sabes que se siente afirmarse a través de

la curiosidad, la contemplación, la pregunta,

la posible respuesta que aparenta quietud.

¿Piensas seguir?

Ahora, te encuentras solo.

Nadie cuestionará por ti.

Nadie responderá por ti.

Nadie se alegrará o entristecerá por ti.

Las frases de los filósofos que leíste, solo te muestran un fragmento de la capacidad desplegada de quien trató de responder siendo una presencia y no una vana sombra de otros que aparentan tener respuestas. Esas frases o principios motivan solo el inicio, pero, el final:

¿A quién crees que le corresponde?

A filosofar pues…

¿Piensas renunciar?

¿Crees que eras mejor siéndote ajeno?

Pero, recordarás que alguna vez iniciaste…

Intentando ser dueño de ti, de tu libertad y sus posibilidades.